Todo comienza con una idea

Standard

Hola! Mi nombre es Jesús Quintero, en esta (mi primera) publicación les compartiré un poco de mi historia, el viaje desde recién egresado hasta llegar a ser el Jefe de Taller (Fuck yeah!) en Hunabsys. En otra publicación tendré la oportunidad de compartirles la magia Pokemon de la electrónica y algo de detalles técnicos relacionados con el prototipado de placas electrónicas. Comencemos …

Realicé mis estudios en Culiacán, Sinaloa (así es! Soy del mero Sinaloa donde se rompen las olas!) internado en el Instituto Tecnológico de Culiacán, seducido por la carrera de Ingeniería en Electrónica, la idea siempre fue aprender. Como todo quasi-egresado del Tec, comencé mis residencias profesionales, mi primer experiencia fue en una empresa embotelladora de bebidas muy conocida por destapar la felicidad al destapar sus productos. La idea fue reafirmar lo aprendido en la universidad y agregar experiencia a lo que me gusta (que es la electrónica). La experiencia fue grata, el salario me permitió darme lujos como mujeres, carros del año y una cuenta en Xbox Live, todo lo de ley. Sin embargo, con el paso del tiempo, las mujeres se fueron, los carros se arruinaron y la reafirmación de mis conocimientos y la experiencia, no estaban a lo que la idea había planteado. Al paso del tiempo, no me encontraba agusto. No tenía la oportunidad de realizar tareas enfocadas a la electrónica y la idea era que no estaba satisfecho por estar en donde estaba. Al cumplir dos años laborando en aquella empresa, tome la decisión de renunciar.

Ahora estaba en búsqueda de un empleo donde pudiera cumplir con la idea original de aprender. Después de un tiempo, empecé a trabajar en la reparación de cajeros automáticos. La idea era realizar la reparación de tarjetas electrónicas (soldando componentes y reemplazando componentes dañados) para hacer funcionar los cajeros automáticos. Al poco tiempo me percate de la idea no correspondía con el proceso. En caso de que un cajero automático fallara, solamente era necesario reemplazar el módulo dañado y reconfigurar el cajero. A los pocos meses renuncié. No era la idea que tenía en mente.

Comencé, otra vez, a buscar trabajo. A los pocos meses de estar de nini, me contactó un amigo de la universidad para comentarme que en la empresa donde trabajaba contaban con una vacante para el puesto de Electrónico. Después de tres segundos le respondí que estaba interesado y agendé una cita para realizar la entrevista de trabajo. Me rasuré, renté un traje y fui a la entrevista, la idea fue impresionar. El anfitrión de la entrevista fue el director general y la empresa era Hunabsys. En la entrevista me comentaron la idea de la empresa:

Todo comienza con una idea, ya sea de la empresa o una necesidad de un cliente. Siempre pensando en agregar algo innovador a esa idea. Adoptando las nuevas tecnologías y aplicándolas a nuestros desarrollos. Esta adaptación se realiza a través del apoyo que hay al interior de la empresa, ya sea para capacitaciones, cursos, el ambiente de trabajo de compañerismo (principalmente lo último).

Hace dos años y medio de esa entrevista, ahora soy un empleado de planta en Hunabsys, jefe de Taller, millonario, Playboy y filántropo. Me gusta mi trabajo, sobre todo que es una experiencia que continúa con la idea original: siempre aprender. Hunabsys presenta un ambiente autodidacta, ¿No sabes hacerlo? Investiga! ¿Ya investigaste? (acento de Mochis) Aplica ese conocimiento adquirido! ¿No funcionó? Inténtalo de nuevo! así lo intentes muchas veces y te equivoques, en realidad aprendes o dicho en otras palabras, vas adquiriendo conocimiento. ¿Y qué hacemos en el Laboratorio de Electrónica de Hunabsys? Magia! E ideas! Una vez desarrolladas las ideas (qué, por qué y cómo), se comienza de cero. Empezando por el diseño de la tarjeta electrónica en prototipado, el maquinado de las tarjetas,  la programación de las tarjetas, mediciones de los valores de las tarjetas, pruebas de las tarjetas, sándwich de tarjetas, tarjetas al mojo de ajo, ceviche de tarjetas, ensalada de tarjetas… Hasta su llegar al desarrollo final, que es un producto listo para ser entregado al cliente. En mi experiencia, no sean conformistas y se queden en el primer trabajo que encuentren ya sea por comodidad o un buen salario. Si no haces lo que te gusta, continúa buscando hasta que te encuentres laborando en un lugar donde realmente vayas a trabajar por el gusto! Que tú sientas que eres bueno haciendo, al final del día te sentirás bien contigo mismo. Esa es la idea.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *